Páginas vistas en total

datos personales

Mi foto
Periodista ecuatoriano comprometido con causas sociales...

jueves, 27 de noviembre de 2008

HISTORIAS CALLEJERAS: El cuartel te hace hombre

En el cuartel empezó lo grave. Yo pensé que ahí te hacían un poco racional, y fue lo contrario. Un grupo de panas nos fugábamos de ahí y nos íbamos a robar. Una vez nos llevamos la pistola del teniente y le dimos un pepo en la pierna a un man que no quiso darnos trago. Hicimos huevadas de conscriptos.

Como por el cuartel había bailes cada semana, nos escapamos para allá, ahí les cogimos a dos chumados que se les veía con bola y como no quisieron darnos trago, al uno le dimos ¡pum!, un disparo en la pierna; después nosotros mismos le rebuscamos, le quitamos el trago y nos salimos corriendo. Esa fue la primera.

La segunda fue con cuchillo. Nos fuimos a otro baile en un barrio más alejado del cuartel; ahí yo le metí un cuchillazo en las costillas a un man. Yo estaba en tragos y le piqué por las huevas. Como en el cuartel son unas bestias que te pegan a cada rato, yo quería desquitarme con alguien, y ese fue mi desquite.

En vez de mejorar yo empeoré en la coshquería, porque hasta entrar al cuartel no era tan bestia, ya saliendo de ahí me hice más alcohólico, chupaba cada semana o a veces entre semana, no ponía empeño ni siquiera en buscar trabajo, nada por el estilo. Y como hice costumbre ir a putear, sacaba billete para irme donde las zorras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta libremente sobre el contenido de esta página. Gracias por hacerlo.